Parroquia
Nuestra Señora de la Candelaria
de La Viña

Arquidiócesis de Salta - Salta - Argentina

Noticias y Novedades de la Parroquia

06-11-18 | Noticias - Novedades

Camino del Duelo

AÚN ESTÁ CON NOSOTROS...?


Cuando las personas vivimos el dolor por la pérdida de un ser querido a veces tenemos sensaciones que nos pueden hacer pensar incluso que estamos locos, que nos pasan cosas raras, por ejemplo, estamos en nuestra sala de estar, en casa, y creemos que nuestro ser querido entra, como si estuviera vivo, como si viniera, o, bien, vamos a la cama donde quizás dormíamos con él y sentimos que está caliente como si nuestro ser querido hubiera estado ahí. O, bien, tomamos algún objeto y quizás sentimos exactamente el olor que tenia nuestro ser querido. Son sensaciones visuales, auditivas, podemos oír su voz, olfativas, que nos pueden hacer pensar que nuestro ser querido está volviendo o se hace presente a través de los sentidos. Son normales. Cuando estamos dormidos, si soñamos con él, lo entendemos fácilmente, aceptamos que es un sueño. Cuando estamos despiertos, si tenemos estas sensaciones también son normales. Tienen nombre, son alucinaciones, seudo alucinaciones, asociadas justamente a la intensidad que produce, a la intensidad del dolor que produce la pérdida de un ser querido. Es bueno que aceptemos que nuestro ser querido está muerto. Es doloroso, que aceptemos que estas sensaciones son reales pero no son ningún indicador de que nuestro ser querido está en nosotros como lo estuvo antes de su muerte biológica. Está vivo en nuestro corazón, está vivo en nuestro recuerdo. Para los creyentes está vivo plenamente en Dios. Estas sensaciones son normales, tienen nombre, no nos estamos volviendo locos, pero no son indicadores de supervivencia ni de presencia física entre nosotros. Quizás, si las contamos, podemos tener la sensación de que no somos comprendidos, quizás nos avergüenza contarlas porque parece que son extrañas. Mejor compartidas, que calladas. Mejor buscar a alguien que nos ayude a interpretarlas y a desahogar el dolor, que vivirlo en la soledad. Nuestro ser querido vive en nuestro corazón y en nuestra mente, no se hace presente aunque tengamos este tipo de experiencias sensoriales. Son normales, forman parte del proceso de adaptación.
JC Bermejo
sepNoticias

t

Parroquia Nuestra Señora de la Candelaria de La Viña

Alberdi 485- TEL. 4213237 - Arquidiócesis de Salta - Salta - Argentina