Parroquia
Nuestra Señora de la Candelaria
de La Viña

Arquidiócesis de Salta - Salta - Argentina

Referencias de Interes - Historia de la Parroquia

LA VIÑA
La denominación de la Viña y el culto a la Virgen tiene su origen en el S.XVII cuando la familia Fernández Pedroso poseía su finca bajo esta denominación en el Valle de Siancas.

Junto al paraje donde se plantaron las primeras cepas de vid se erigió hacia 1625 una capilla que por su “mucha decencia y ornato” fue considerada apta para sede viceparroquial de la Iglesia Matriz salteña y constituyó el punto de veneración a la Virgen de la Viña. Fue tal el atractivo de la capilla y su imagen que pronto se la conoció popularmente como “el santuario de nuestra señora”.

Deteriorada la Iglesia a comienzos del siglo XVIII, varias veces se intentó trasladarla de capilla lo que originó conflictos con el vecindario, que entendía que su presencia sería defensa contra los indios en lo que constituía la línea de frontera.

En septiembre del año 1735 una invasión indígena destruyó los fuertes de Balbuena, San José y Santa Ana de Cobos, asolando las fincas y caseríos vecinos y poniendo sitio a Salta hasta que fueron abatidos. La Capilla de la Viña –inconclusa- fue incendiada y la imagen de la Virgen asaltada por los indios

Fue entonces cuando un indio disparó tres flechas que fueron a clavarse en la cara de la imagen, y luego se dispuso a separar la cabeza del cuerpo sin conseguirlo, manando sangre por las heridas; llevándose después una india cautivo al Niño Dios, que luego se rescató.

EL TEMPLO EN SALTA

La Iglesia de la Viña, ubicada en la intersección de las calles Alberdi y San Juan, la actual Iglesia de la Candelaria de la Viña Ocupa el sitio donde otrora existiera una ermita del Señor Nazareno y fuera cementerio de españoles.

“En la segunda mitad del Siglo XVIII el vecino Manuel Martínez la agrandó y ornamentó adecuadamente, pero en 1799 estaba en estado ruinoso y el mayordomo Enrique Paz recolectó fondos para su reparación.

En 1836 Doña Teresa de Jesús Cornejo emprendió una gira limosnera por Bolivia y Perú pidiendo donativos para continuar con los trabajos del templo. Su viaje a caballo lo hizo en compañía de la Virgen de la Candelaria Sentadita, cuyo cuerpo había sido modelado para que se adaptara al caballo.

A impulso del presbítero Isidoro Fernández -y el aporte colectivo de la comunidad que acarreó piedras, donó jornales y recogió ofrendas-, se habría de comenzar un nuevo templo en 1853, cuyas obras alcanzarán dinamismo por la acción del párroco P. Arce a partir de 1857.

El Pbro. Fernández hizo las gestiones para traer 14 misioneros franciscanos, entre ellos los padres Pellicci, Paulino Strambi, Fernando Zalorni y Luis Georgi de Marino, este último arquitecto y escultor que se cree, habría participado, luego del 19 de marzo de 1857, en la realización de la Iglesia.

Las obras debieron adquirir impulsos luego de la construcción de la Catedral, al producirse el terremoto del 19 de octubre de 1844 y ante la urgencia de reparar la Catedral dañada, se entregó lo que se había reunido. De todas formas la obra se costeó con limosnas recolectadas en nuestro país, Bolivia Perú, por parte de una comisión de damas.

En 1884 la antigua Iglesia colonial fue reemplazada por esta imponente construcción de líneas italianizantes, encargada a la Empresa de Noe Macchi. Su torre se terminó en 1908, con otros proyectos.

Su recinto fue refugio durante la guerra civil salteña desatada en la década de 1860, y también cuando Felipe Varela invadió nuestra ciudad en 1867.

Sirvió de hospital cuando se desató la epidemia de cólera en el año 1886.

sepNoticias

t

Parroquia Nuestra Señora de la Candelaria de La Viña

Alberdi 485- TEL. 4213237 - Arquidiócesis de Salta - Salta - Argentina